El juego de la memoria, I | Javier Erre