Homenaje a Lita Cabellut | Jordi Diez