Laura Castro

Laura Castro picture
¿Quieres ver esta obra en persona?

106 visitas

La artista Laura Castro trabaja sobre el concepto de ciudad. Ese espacio que habita se ha convertido en el eje central de su obra ya sea a través de la representación de paisajes urbanos o de la recolección de objetos abandonados en las calles. Con su trabajo plantea una crítica a las prácticas políticas que conciernen al urbanismo. Laura califica el estado de las distintas partes de la ciudad de Bogotá como “Pura apariencia”, concepto que nos muestra en el proyecto que presenta en Saisho. En 2017 tuvo lugar su primera exposición individual en Lima, Perú, tras una residencia realizada en esa ciudad con la galería IK Projects. Ha participado, además, en varias exhibiciones colectivas, incluyendo la más reciente en la Galería El Museo (2019).

Precio base del artista: 8.29 ¢/cm2
Las piezas de este artista han sido seleccionadas por profesionales 1 vez
arte emergente
  • Escultura
  • 60 x 60 cm
1/1 Disponibles
Escultura pedazo de cielo I
  • Escultura
  • 60 x 60 cm
1/1 Disponibles
  • Escultura
  • 60 x 60 cm
1/1 Disponibles
Arte emergente
  • Escultura
  • 60 x 60 cm
1/1 Disponibles
Escultura original
  • Escultura
  • 60 x 60 cm
1/1 Disponibles
Arte emergente
  • Escultura
  • 60 x 60 cm
1/1 Disponibles

Exposiciones individuales

2017
-LLAO-CA, IK Projects. Lima, Perú.

2016
-Pura apariencia, Universidad de los Andes. Bogotá, Colombia.

2019
-Lenguajes en papel, Galería El Museo. Bogotá, Colombia.
-Galería ARCOT. Bogotá, Colombia.

2018
-Ritacuba: Tiempos de Ascención, Artistike. Bogotá, Colombia.
-Regalo de Navidad, Espacio Cinco33. Bogotá, Colombia.

2017
-No figurativo, Poliedro Arts. Bogotá, Colombia.
-Perder es ganar un poco, Bogotá, Colombia.

2016
-Uróboros, Universidad de los Andes. Bogotá, Colombia.
-Pura tinta. Bogotá, Colombia.

2015
-Salón Falavela, Universidad de los Andes. Bogotá, Colombia.
-La casa de los dibujos. Bogotá, Colombia.

2014
-Splash, El Mentidero. Bogotá, Colombia.

2012
-Improntas en tinta, Espacio expositivo La Quincena. Bogotá, Colombia.

2018
-Feria del Millón, Espacio Creativo Textura. Bogotá, Colombia.

2017
-IK Projects. Lima, Perú

-“Hoy quiero ser punk”, en Pila 2, Taller de Publicaciones.
-“El circo de los fantoches”, en Pila 2, Taller de Publicaciones.
-“Miss Doris Salcedo”, en Pila 2, Taller de Publicaciones.

Laura Castro Romero nació en Bogotá, Colombia, en 1993. En 2016, se graduó de la Universidad de los Andes con el título de Maestra en Arte con énfasis en Artes Plásticas y Proyectos Culturales.

La ciudad, y cada espacio y objeto que encuentra en ella, especialmente en un estado de deterioro, ha sido el eje central de sus obras. Ya sea a través de la representación de paisajes urbanos, o de la recolección de objetos abandonados en las calles, Laura encuentra una manera de hablar de la realidad en la que se ha criado, donde el aparentar que todo funciona a la perfección, esconde los verdaderos problemas de nuestra sociedad, al mismo tiempo que mantiene a los ciudadanos en una especie de anestesia.

Este juego de la apariencia es lo que motiva cada pieza que ella realiza. Con ello, trabaja temas como las fachadas en barrios inseguros de Bogotá que se decoran como lugares alegres a través de sus colores vivos, o la transformación de objetos abandonados que terminan en un lugar ambiguo entre un objeto decorativo y un pedazo de basura.

En 2017 hizo una exhibición individual en Lima, Perú, tras una residencia realizada en esa ciudad con la galería IK Projects. Adicionalmente, en 2018, participó con su obra en la Feria del Millón, donde tuvo la oportunidad de llevar su obra a un ámbito comercial. Lleva varios años participando en varias exhibiciones colectivas, incluyendo una de las más recientes, Lenguajes en papel, en la Galería El Museo (2019).

Actualmente vive y trabaja en Bogotá, Colombia.

La teoría de las ventanas rotas propone una relación entre el desorden y la generación de conductas inapropiadas que, se supone, podrían conducir al crimen. De esta teoría surge un supuesto que está implícito en ella: La necesidad de crear una apariencia que indique que todo está bien.

Tres situaciones específicas se juntaron espontáneamente, hace tres años, para dar origen a mi trabajo como artista.

Por un lado, estaba una conducta personal, repetitiva e inconsciente a la hora de trabajar, en la cual transformaba, ocultaba o decoraba cualquier soporte al que me enfrentara (un lienzo, un pedazo de madera, un objeto) hasta que me pareciera visualmente agradable.

Por otro lado, me encontraba pensando constantemente en la ciudad y en sus espacios cuando recordé que el alcalde (actual y de ese entonces) Enrique Peñalosa tenía esa misma conducta, transformando la ciudad para hacerla parecer más limpia, más atractiva y amigable. Sin embargo, estaba lejos de solucionar los problemas que amenazan con la tranquilidad de cualquier ciudad: la prostitución, la desigualdad, la delincuencia, la violencia y la drogadicción.
Finalmente, tenía esta teoría de las ventanas rotas rondando en mi cabeza que terminó por darle sentido a las dos situaciones anteriores: Mi manera de actuar estaba directa y evidentemente ligada a una forma de actuar sacada de mi contexto, donde las cosas se “arreglan” superficialmente pero nunca de raíz y donde es fácil conformarse con que todo aparente estar bien (o lindo, o limpio, o seguro, etc.) sin que en realidad lo esté. Esto, porque teniendo en cuenta esta teoría, basta la apariencia, positiva (agradable) o negativa (desagradable), para generar una percepción igualmente positiva o negativa.

A partir de esto, mi obra se ha dividido en dos líneas de trabajo. En la primera, tomo imágenes de la ciudad y lo que encuentro en ella, para señalar y resaltar determinadas situaciones. Esto lo hago a través de su representación por medio de la pintura. Estas imágenes suelen dar cuenta de esa misma manera de actuar propia, pero a una escala social, mostrando, por ejemplo, las fachadas coloridas y decoradas de casas humildes y deterioradas en barrios inseguros de Bogotá.

En la segunda, modifico objetos que encuentro en las calles, esta vez ya no de manera inconsciente y aleatoria, dándoles un nuevo significado y valor al mismo tiempo que no permito olvidar por completo su origen de carácter residual. Así, estas piezas terminan oscilando entre lo decorativo y lo desechable, creando una analogía entre esos problemas que se arreglan superficialmente pero no de raíz.

Información sólo disponible para usuarios registrados

Centro de preferencias de privacidad

Estrictamente necesarias

Estas cookies son esenciales para que la página web desarrolle sus funciones básicas.Incluyen las cookies necesarias para permitir a los usuarios registrados autenticarse en el sitio y desarrollar las funciones relacionadas con la cuenta del usuario, así como guardar el contenido de los carros de compra virtuales en los sitios web con la función e-commerce habilitada.

PHPSESSID, gdpr

De análisis y rendimiento de la web

Estas cookies recopilan información sobre cómo los usuarios interactúan con el sitio web, incluyendo qué páginas visitan, así como otros datos analíticos. Estos datos se usan para implementar mejoras en el funcionamiento de la página web y para comprender cómo los usuarios interactúan con la misma.

_ga, _gid, _gat,

De terceros o de contenido integrado

Los sitios alojados en WordPress.com hacen uso de diferentes aplicaciones y servicios de terceros para mejorar la experiencia de los visitantes del sitio web. Estos incluyen plataformas de redes sociales como Facebook y Twitter (a través del uso de botones para compartir), o contenido integrado de Youtube y Vimeo. Como resultado, las cookies pueden ser establecidas por estos terceros y utilizadas por ellos para rastrear su actividad en línea. No tenemos control directo sobre la información recopilada por estas cookies.

__unam, act; c_user; csm; datr; fr; locale; lu; p; presence; s; x-src; xs